"Correr me sirvió siempre para limpiar mi cabeza" dice Elisa, una runner de película a los 87 años